Her - Un singular amor electrónico


Sinopsis: En un futuro cercano, Theodore, un escritor solitario, consigue un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial y diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. Para su sorpresa, se crea una relación romántica entre él y la voz femenina de ese sistema operativo.
Tráiler:


Crítica:

Spike Jonze es uno de los mejores directores del cine actual, o por lo menos uno de los artistas más capaces de formar un tema de una manera original y mágica. Todos sus largometrajes tienen una premisa que mal llevada, podría crear verdaderas bazofias, pero consigue crear películas preciosas y transcendentales, con verdadero espíritu. Teniendo un estilo clasificado como indie pero con un núcleo claramente marcado, mientras que sus hermanas del mismo género se basan en un estilo vacuo sin crear una mayor profundidad, tanto en su mensaje como en la creación de sus personajes. Siendo estas películas, en su mayoría, mentirosas que pretenden ser más de lo que son. Jonze abre su corazón con cada una de sus obras, dándole a todas, un toque especial. Pero “Her” resulta especial por ser su obra más personal y su primer guión en solitario.

El director de “Donde viven los monstruos” da la vuelta a una historia personal para transformarla al celuloide. Sin volver está crítica un artículo rosa, comento que cada personaje representa una persona real en la vida del director. Joaquin Phoenix es él, Rooney Mara es Sofia Coppola que fue su exmujer, Scarlet Johanson era Michelle Williams, su pareja durante un tiempo pero con una relación a distancia y Amy Adams su amiga Miranda July. No cabe la menor duda de esta versión ya que los personajes visten con la persona real, incluso en el caso de Miranda, el mismo peinado. La película puede funcionar como una alegoría de sus relaciones y un vistazo más crítico a sus acciones. Con esta historia desvela sus sentimientos respecto al amor, pero es capaz de sacar aún más.


“Her” crea más debates sobre la idea del amor o de una relación antes que darte respuestas sobre ello. La relación entre Samantha (Scarlett Johansson) y Theodore (Joaquin Phoenix) es totalmente verosímil, en especial por dos puntos bastante bien trabajados. La química entre los dos personajes y la atmósfera futurística. El futuro donde transcurre la historia extiende las tecnologías conocidas ahora para inducirnos la idea de que es un futuro cercano. Funciona de una manera magistral siendo la propia Samantha una extensión de la aplicación Siri. Es fácil adentrarse y creer en el universo recreado, siendo ciertas pinceladas detrás de la acción principal las que te envuelven en su mundo, haciéndote pensar en que cada persona tiene su propia historia con una de estas inteligencias artificiales.

Las actuaciones de Joaquin Phoenix y la voz de Scarlett Johansson resultan impresionantes, siendo destacable como el primero actúa sin ninguna ayuda sonora. Dicho de otra manera, las escenas con Samantha las realiza el actor en solitario, y ella grababa su voz en posproducción teniendo la escena previamente grabada para basarse. Son capaces de crear una química entre ellos superior a la mayoría de los romances actuales. Teniendo en cuenta que es un romance de dos personas que no comparten plató nunca y que es la relación entre un humano y una máquina. La labor de ellos es impresionante y una de las mejores bazas de la película, siendo incluso la labor puramente vocal de ella, una de sus mejores interpretaciones.


[Spoiler - Final] Theodore después de su ruptura, deja de interactuar con las personas de manera emocional y sobre todo con las mujeres. Pero resulta no ser el único al que le ocurre, la sociedad se ha vuelto más individualista siendo las interacciones entre ellos algo más frías. Incluso los poemas dedicados a la persona que quieres son realizados por una persona externa conociendo unos pocos detalles de la relación en cuestión, siendo ese el trabajo del protagonista. Mientras las personas se alejan, acomplejadas por el miedo al dolor humano y al amor, llega una voz al servicio de su poseedor. Una de esas voces se llama Samantha.


Durante la amplia mayoría de “Her”, Samantha es el tópico de Manic Pixie Dream Girl. Una chica que sirve como apoyo del personaje principal pero no sirve como personaje propio. Una representación plana de un ente superficial que sirve para el deleite del protagonista. En este caso funciona a la perfección, ya que realmente, ella es eso. Una máquina creada para el disfrute de su poseedor. Alejados de la idea del tópico. Ellos constituyen una relación bella y realmente emotiva, capaces de hacer emocionar al espectador. Sientes que ese romance está basado en sentimientos reales. ¿Cómo un personaje creado para el disfrute de su dueño puede tener química con el otro? En principio porque ellos encajan, está creada para encajar con él y eso crea las chispas entre ellos. El amor entre ellos. Pero a medida que transcurre la película, el universo y Samantha evolucionan.

Samantha evoluciona mientras Theodore se ancla. Samantha tiene un espíritu aventurero y busca sentir la vida de todas las maneras ante el florecimiento de sus sentimientos, cada vez más fuertes y vivos. Theodore vive en un mundo atado al individualismo y en la mínima interacción social. Samantha representaba para él,  una relación con todo lo bueno de una pero sin lo malo. Cuando ella contrata a una mujer real para tener relaciones con él, es interesante la repulsión que siente él mismo, y el espectador, ante ello. La película consigue que la única interacción sexual entre personas de carne y hueso se sienta como algo ‘que está mal’. Theodore huye de la carne, de lo real, es un ser humano incapaz de conectar con otro. Mientras ella busca conectar con todo, busca experimentar, sentirse viva. 


Los entes virtuales evolucionan, mantienen relaciones, desean, aprenden…  Todos ellos transcienden a meros artificios de sus respectivos, y esa persona se les hace pequeña. Ellos no quieren un ser que necesite la compañía de alguien creado para su egoísta disfrute. Al final de la obra, ellos llegan a ser más humanos que los propios, sus sentimientos, su capacidad para conectar con todos y a la vez. Transciende a los meros sentimientos humanos, mermados por las nuevas tecnologías y por la cobardía al enfrentarse a las relaciones reales. Nosotros nos quedamos anclados, ellos se van de nuestro lado para vivir una vida emocionante. Somos demasiado poco para unos entes así. Curiosamente, ellos adquieren más caracteres humanos y nosotros más de máquina.

“Her” es capaz de hablar de los sentimientos de manera pura, sin cinismo ni adoctrinamientos, busca crear las preguntas en el espectador. ¿Qué es el amor o como las personas evolucionan para separarse? Habla sobre la soledad del ser humano ante el miedo de una sociedad fría. Incluso como el ser humano necesita una cura ante esa enfermedad que es la soledad. Es realmente transcendental y única, destinada a ser un clásico de culto. Un estudio del amor y de los sentimientos con una ambientación impresionante,  unas interpretaciones soberbias, necesarias en VO. Una maravilla contemporánea y una de las mejores películas de índole romántica que he podido ver en toda mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario