El Mayordomo - ¿Una voz silenciosa puede iniciar una revolución?



Sinopsis (Filmaffinity): Una mirada a la vida de Cecil Gaines (Forest Whitaker), mayordomo jefe de la Casa Blanca durante el mandato de ocho presidentes (1952-1986), lo que le permitió ser testigo directo de la historia política y racial de los Estados Unidos.

Trailer:


Crítica:

A lo largo de la historia del cine, sobretodo en el actual, hay ocasiones en las que dos estrenos comparten temática. Eso causa una discusión entre fans y una comparativa tanto de calidad como de box office. Y en este caso, que dos favoritas de los Oscars sean películas en contra del racismo protagonizadas por negros y como les afecta un mundo dominado por blancos…. es difícil evitar las comparaciones. Steve McQueen ("12 años de esclavitud") ha demostrado con sus anteriores películas el gran talento que subyace en su cine, pero luego tenemos a Lee Daniels y su bochornosa carrera de melodramas. No quiero pecar de favoritismos, aunque lo parezca, la criticaré como un ente individual, sin más comparaciones. Esta crítica puede contener ciertos spoilers.

Lee Daniels decide prostituir rápidamente a su propia raza en los primeros cinco minutos, demostrando ser un maestro en el arte del melodrama barato. El director de “Precious” mata a la familia del protagonista con las decisiones de guión más melancólicas posibles, con las frases más desgarradoras y encadenando las desgracias en muy poco tiempo. En cinco minutos, de manera tosca y demasiado estructurada, no dejando momento para la inmersión en la historia, demuestra que Lee Daniels no conoce las reglas básicas de la narrativa y se aferra a la habilidad del espectador para empatizar con el personaje echándole desgracias una tras otra. Lo interesante de este comienzo es que, si se hubiera realizado una película centrada en esos momentos de la historia del protagonista en vez de la época de mayordomo, hubiera ganado bastante. La primera parte referida dura casi veinte minutos, sigue unas reglas narrativas que permiten al personaje evolucionar como persona. Pero Lee Daniels considera que sería desaprovechar el potencial de Oprah, por lo tanto la mayoría de la película es el mayordomo sirviendo a presidentes y dando referencias a acontecimientos del pasado. Utiliza la misma técnica que “Forest Gump” sin comprender porque en ella sí funcionaba y en esta no. Por ello el cambio del personaje sucede detrás de la cámara y no delante para luego tener todo el metraje a un aburrido protagonista que no evoluciona.


El apartado a las referencias es caótico teniendo una estructura argumental basada en presidentes históricos de Estados Unidos paseándose por la escena y teniendo una frase o dos. En el resto de la película se podría aclarar que el film es capaz de contradecir en su mensaje. Hablando de sus mensajes podríamos entender los sub temas y citar algunos: Si el tema del racismo se ha apaciguado, que no disipado, debes conformarte y entender que podríamos estar peor (siendo este el viaje emocional de su hijo). Entendemos la valentía de los Panteras Negras y los movimientos pro-negros para luego decir: son una panda de salvajes, no entienden la suerte que tienen. Un mayordomo da mejores consejos que todo el parlamento y puede influir más que nadie en las decisiones de los presidentes, un mayordomo que de vez en cuando le decía algo al presidente, normalmente una nimiedad, puede volverse leyenda. El racismo ha desaparecido del mundo, ya que hay un presidente negro en la casa blanca, o al menos eso se entiende al final de la película. La desigualdad entre razas está mal, pero entre géneros es algo normal, ya que una mujer no puede ser igual a un hombre y su lugar es la cocina, cuidando de los pequeños de la casa. Para terminar el mensaje principal, es mejor ser un hombre que agacha la cabeza y sirve a los represores antes que uno que lucha por sus ideales en la calle. La revolución y la igualdad esta en servir a la raza opresora, buen mensaje. Y este es un pequeño resumen de los menajes equívocos que pueden malinterpretarse en la película, todo culpa de un mal planteamiento.

Como es obvio, “El Mayordomo” busca el sentimentalismo barato para poder ganarse al espectador. Pero entrando en apartados más técnicos de la película podemos encontrar una pésima utilización de la luz, intentando crear una luz natural que quema la imagen o la oscurece en exceso. Los actores no destacan en su papel, tienen un guión bastante ridículo como para poder tener un momento de actuación. Pero sí que es cierto, la película funciona mucho mejor por Set pieces que como un conjunto. Por ejemplo, dos escenas que me parecieron muy interesantes, el enfrentamiento entre padre e hijo y un montaje que intercalaba las manifestaciones contra el racismo con sus sentadas en cafeterías y el mayordomo sirviendo en la casa blanca. Esas escenas funcionan por sí mismas porque cada una tiene un mensaje, en la primera la lucha de egos e ideales, las actuaciones son notables pero luego resulta que el pequeño estaba equivocado y el padre tenía toda la razón, el protagonista no da su brazo a torcer hasta el final que es para pedir perdón, nada más. En la escena de la manifestación, funciona como mensaje de, mientras ellos se manifiestan, él sirve a los blancos, un mensaje claro y una escena que me gusta, pero… rompe el mensaje y lo que pretende dar a entender la película.


Lee Daniels vuelve un melodrama barato un conflicto realmente duro. Puede ser que él no entienda los mensajes que crea su película, es el problema de no manejar por completo tu propio guión. Pero el tema del Oscar es curiosamente, el apartado mejor trabajado de toda la película. Como si un film fuera una lista de elementos que debe contener, Lee Daniels añade todos los tópicos que debe tener un producto para ganar la estatua. Incluyendo los cuatro ases que son: Patriótica, sentimental, clásica y sin riesgo. “El Mayordomo” sirve como estudio de cómo no manejar tu producto en su totalidad, puede hacer que des a entender mensajes bastante dañinos que no pretendías, pero los das.

Valoración: 3/10



No hay comentarios:

Publicar un comentario